Bechtel

SINDICATO BECHTEL CHILE  LTDA.

En octubre de 2007 se desarrolla una feria empresarial en el barrio de Tobalaba con Apoquindo donde las empresas de ingeniería ofrecen cientos de empleos producto de futuras inversiones mineras. En agosto de 2008 Bechtel Chile sumaba alrededor de 950 personas y anunciaban que para fines de ese año esperaban llegar a alrededor de 1.400 empleados.

Hasta que llegó la crisis asiática. En enero 2009 se habían suspendido las contrataciones y que incluso se produjeron los primeros despidos. No fue hasta marzo donde se empezó a sentir de forma cierta la ola de despidos. Cada lunes era llamado un grupo de 5 a 10 personas para que se presentase a la oficina de Recursos Humanos para avisarles de su “alejamiento” de la empresa para el próximo mes. De a poco se iban desarmando los equipos de trabajo y las tareas inconclusas se iban reasignando a quienes quedaban.

Para fines de marzo la incertidumbre era generalizada. La crisis había llegado y las promesas habían sido rotas. Quedaba en evidencia la incongruencia entre el discurso gerencial de “estamos preocupados por la persona y tu crecimiento personal” con la evidencia palpable de que éramos considerados como sillas desechables, en donde no siempre prevalecen las capacidades, sino las influencias y amistades con los jefes de proyectos o gerentes.

La decisión de formar el sindicato nace de la idea de que la única forma legal que teníamos de protección y de denuncia de los estaba pasando era mediante la organización de nosotros mismos. Pensamos de que si formamos un sindicato, los que lo iniciamos, primero estaríamos protegidos por el fuero sindical por al menos un mes, y luego si iniciábamos el proceso de negociación colectiva, podíamos lograr un fuero de por lo menos 4 a 6 meses logrando con ello que en caso de despido, se pudiera indemnizar, cosa que no estaba sucediendo ya que la mayoría teníamos alrededor de 6 o menos meses de antigüedad.

Era claro que Bechtel no podía controlar las variables externas que han sumergido al mundo en una crisis enorme, donde la minería ha sido uno de los rubros más  afectados, y por ende no puede cumplir su promesa de trabajo hasta el 2012. No obstante muchos de los profesionales habían arriesgado su estabilidad por la confianza que tuvieron en lo que Bechtel prometió. Muchos perdieron los años de indemnización en la empresa donde estaban  por su renuncia, de acuerdo a la Ley Laboral y por la posibilidad de reconstruir ese fondo en el tiempo prometido. También estaban en juego conceptos que rayan en lo ético como la publicidad engañosa, la competencia desleal y la particular sensibilidad de las personas.

El 28 de abril 2009 se forma el Sindicato de Trabajadores de Bechtel con 11 trabajadores, dando aviso a la empresa el día siguiente, solicitando entrevista con el gerente General, Sr. Jim Haynes, para el día lunes 4 de mayo. Ese mismo día la empresa entrega certificado en donde señala el total de empleados es 1.092.

 

La Empresa nombra a Patricio Araya, Gerente de Relaciones Laborales para América Latina, como interlocutor empresa hacia el sindicato, con lo cual el 13 de mayo se hace efectiva reunión de presentación con los representantes de la empresa Sres. Patricio Araya Ugalde y Freddy Quezada.

El Sr. Patricio Araya es sindicado por organizaciones de Derechos Humanos como un ex agente de los servicios de inteligencia de la dictadura DINA, 2º Comandante Grupo Nº 10 Cerrillos, y estrecho colaborador del general golpista Cesar Ruiz Danyau.

El 29 de mayo 2009 y ante el inminente despido de socios del  sindicato se ingresa a la empresa proyecto de Contrato Colectivo con un total de 37 trabajadores entre socios y adherentes. Negociación que concluye con un contrato colectivo forzado, antiguo artículo 369 inciso segundo del ex Código del Trabajo.

Durante los meses posteriores, una vez terminado el fuero de la negociación, los socios del Sindicato sufren presiones por parte de la Empresa pasa renunciar al Sindicato a cambio de asignación de proyecto, otros socios son despedidos.

El 3 de Marzo 2010 el Sindicato envía misivas de solidaridad y apoyo a las familias de socios y ex socios del sindicato afectados por el terremoto.

Finalmente, el 28 abril 2010, al cumplir un año de la creación del sindicato, quedan 4 socios activos, lejos de los 105 que estipula la ley para darle continuidad a la organización.

El 14 de mayo se envía la siguiente carta a los socios que quedaron hasta el final:

Estimados Compañeros:

En el día de ayer, bajo citación telefónica de la Inspección del trabajo, se me dio el penoso deber de entregar la lista de socios vigentes y el estado de cuenta. Debido a que no cumplimos el quórum establecido por ley, el sindicato fue disuelto y su saldo capital de 265.782 pesos, deberán ser entregados a la FESIN durante el transcurso de la próxima semana. En este correo les adjunto el acta correspondiente a la entrega de bienes y el balance financiero. Si hay alguna duda en éste, por favor háganlo saber en cuanto antes.

Espero haberlos representado en sus intereses frente a la empresa.

Un abrazo fraterno

Luciano García Echegoyen, Sindicato de Trabajadores Bechtel Chile Ltda.